Google+
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coliflor gratinada con salsa de queso vegano

Cazuelita recién sacada del horno


Hoy os traigo una manera muy sabrosa de comer coliflor. Es al estilo de la clásica gratinada con bechamel pero, aprovechando el sabor a queso que logré el otro día en la crema untable, he querido darle otra vuelta y añadirle más cosas típicas de los quesos veganos, como la levadura de cerveza y los anacardos, en esta especie de bechamel vegana con mucho sabor.

La gratiné porque tenía el horno muy a mano pero, para no perder las enzimas del miso, os recomiendo no hacerlo, más que nada porque no cambia apenas el sabor ni la textura. También es cierto que yo la gratiné poco tiempo precisamente para evitar esto que os comento del miso, por eso se ve poco doradita.


Ingredientes: (2 raciones)
8 ramitos de coliflor hermosos

Para la salsa:
1 cucharada de aceite de oliva
2 cucharadas de harina de maíz (o la que más os guste)
1 puñado de anacardos tostados, unas 20 unidades
1 vaso de leche de arroz
Medio vaso de agua
1 cucharadita de levadura de cerveza (puede obviarse o sustituirse por avellanas picadas como opción sin gluten)
1 cucharada de shiro miso (soja fermentada con arroz y sal)
Gotitas de zumo de limón, una media cucharadita
Pimienta negra
Orégano

Preparación:
  • En una cazuela pequeña calentamos el aceite.
  • Añadimos las cucharadas de harina y mezclamos con una cuchara de madera. Como es poco aceite para esa cantidad de harina en lugar de quedar una crema quedará una masa. No importa, la mareamos a fuego medio con la cuchara un par de minutos para que se tueste un poco. 
  • Picamos los anacardos lo más fino que podamos y los mezclamos con la masa.
  • Echamos el vaso de leche poco a poco, el agua y removemos sin parar hasta que espese y no queden grumos. Dejamos cociendo unos minutos para que se ablanden los anacardos, todo a fuego más bien bajo para que no se pegue a la cazuela.

  • Apartamos del fuego, esperamos unos minutos para que pierda calor y añadimos el limón, la pimienta, la levadura de cerveza y el miso.
  • Mezclamos todo con la cuchara, o si preferís con la batidora para que quede una salsa lo más fina posible.


  • Mientras que la crema se enfriaba un poco aprovechamos y cocemos la coliflor al vapor, en una cazuela amplia con un dedo de agua hirviendo y una pizca de sal. En 3 o 4 minutos ya estará lista, se nota en el color un poco más oscuro y transparente que coge. 
  • La escurrimos bien para que luego no suelte mucho agua en la salsa.


  • Sólo queda servir, que es tan sencillo como coger dos cazuelitas de barro, echar parte de la salsa, poner encima los trozos de coliflor de pie, como si fueran arbolitos, salsear otra vez por encima de ellos y, si se quiere, llevar al horno a gratinar unos minutos.
  • Espolvoreamos con orégano, o la hierba que más os guste para estas cosas y ¡listo para disfrutarlo!
Primer plano de la coliflor con salsa de queso vegano


2 comentarios:

  1. La coliflor nunca falla, siempre queda bien ;) Y con este queso... que delicia! besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, otra manera atractiva de comer coliflor! Muchas gracias, nineta! Muaks!

      Eliminar

Contenido protegido con: