Google+
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cous cous de lentejas Dupuy



El cous cous tradicional suele servirse con garbanzos cocidos pero también podemos cambiar la legumbre base y elegir lentejas por ejemplo, como la variedad Dupuy que no se rompe ni deshace al cocerlas, y además utilizar un cous cous mezcla de maíz y arroz como el de hoy que además no tiene gluten.

Los sabores pueden ser infinitos, dependiendo de las verduras y especias que pongamos. Yo hoy elegí una versión de sabores tradicionales con hierbas mediterráneas como el tomillo, romero y laurel, aparte del pimiento frito y el toque de ajo en el alioli que, una vez mezclado en el plato, da una textura cremosa estupenda.



La veganesa de ajo ya os la enseñé en alguna receta anterior y se hace igual que la veganesa de pimientos que os mostré en el pastel de puerros pero cambiando los pimientos por un diente de ajo.


Ingredientes: 4 raciones

  • Media taza de lentejas Dupuy en crudo de El Granero Integral, unos 125 gramos.
  • 1 taza de cous cous de arroz y maíz de El Granero Integral.
  • 3 hojas de repollo.
  • 1 puerro.
  • 2 dientes de ajo.
  • Media rama de apio.
  • 1 cucharada de tomillo seco.
  • 1 cucharada de romero seco.
  • 2 hojas de laurel.
  • Medio pimiento rojo morrón.
  • 2 cucharadas de sidra o vino blanco.
  • Aceite de oliva.
  • Veganesa de ajo.
  • 1´5 litros de agua.
  • Sal.

Preparación:
Dejamos las lentejas a remojo la noche anterior para que se cuezan antes. Y recordad que este agua del remojo es estupenda para regar plantas por los minerales y vitaminas acumulados.

Con las lentejas ya remojadas y enjuagadas empezamos haciendo un sofrito en una cazuela amplia.

Picamos el repollo, el puerro y los ajos y los salteamos en dos cucharadas de aceite de oliva junto con las hierbas secas.

Añadimos las lentejas, la sidra y rehogamos un par de minutos a fuego alto.

Echamos el agua, sal y dejamos que hierva.

Tapamos y cocinamos a fuego lento unos 45 minutos o hasta que las lentejas estén blandas, removiendo de vez en cuando.

Apagamos el fuego y echamos el cous cous, mezclamos con cuidado y dejamos que repose unos minutos hasta que esté blando.

En este rato vamos cortando el pimiento en cuadraditos y friéndolos en aceite de oliva a fuego medio.

Emplatamos con un aro cuadrado si queréis la forma de la foto y colocamos encima una cucharada de veganesa de ajo y otra de pimiento frito.

¡Ya lo tenemos listo!


Helado de azukis

100% vegetal


El helado de azukis o, lo que es lo mismo, de judía roja, es típico de la cocina japonesa. Allí esta legumbre se utiliza mucho en postres, en forma de dulces, aunque aquí nos choque, porque tiene un sabor muy suave y su textura una vez cocida es parecida a una crema espesada con harinas finas.

Un helado como el de esta receta casi me atrevería a decir que puede sustituir a una comida, ya que en conjunto, con los cereales y frutos secos, hacen un plato prácticamente completo en nutrientes. Sólo nos falta añadir algo de fruta fresca al gusto para aligerarlo y añadir más vitaminas.
Así podemos tomar helados sin que sean una chuchería o un capricho con calorías vacías.

Vamos allá entonces con la receta, que también está publicada en la web de El Granero Integral.


Ingredientes:

· 200 gramos de azukis en crudo de El Granero Integral.
· 400 ml de leche de coco espesa, con alrededor de un 20% de materia grasa.
· 4 cucharadas de sirope de ágave de El Granero Integral.
· 1 litro de agua aproximadamente.

Para decorar y servir:
· Semillas de calabaza crudas de El Granero Integral. O nueces u otro fruto seco a vuestro gusto.
· Copos de maíz tostado bio de El Granero Integral.
· Chorrito de sirope de ágave de El Granero Integral.


Preparación:

· La noche anterior ponemos a remojo las azukis.

· Las escurrimos y las cocemos en agua abundante, un litro aproximadamente.
El tiempo de cocción depende del utensilio que utilicemos, unas dos horas en cazuela y a fuego bajo o media hora en la olla exprés.
Tienen que quedar bastante cocidas aunque algunas se rompan, no importa, porque más suaves resultarán.

· Una vez cocidas las escurrimos, que queden jugosas y las trituramos bien.

· Añadimos la leche de coco y el sirope de ágave. 

· Mezclamos y enfriamos en la nevera.

· Si tenéis máquina de hacer helados vamos vertiendo la crema poco a poco en el recipiente hasta que se congele.

Si no tenemos máquina la echamos en un recipiente apto para congelar y metemos en el congelador.
Para evitar que se cristalice, rompemos la crema medio congelada con un tenedor cada media hora o así y removemos. Es un poco pesado y tener que estar muy pendiente hacerlo así pero si no queréis complicaros lo congeláis en bloque y sacáis una media hora antes de servir para que ablande y podamos remover, que nos quede un helado cremoso.

· Para servir como en la foto es tan fácil como echar en un bol los cereales, las bolas de helado y espolvorear con las semillas de calabaza o nueces picadas.

· Luego cubrimos con un chorrito de sirope de ágave que le aportará más dulzor y un brillo muy bonito.



¡Salud y feliz verano!

Tortitas de espelta con wakame y sésamo

 en tamaño mini


Hoy os traigo otra manera más de comer algas publicada también en El Granero Integral de forma atractiva en estas tortitas integrales muy nutritivas hechas con harina de espelta. Además llevan sésamo para darle su sabor tostado y enriquecerlas con calcio. El alga wakame también es rica en este mineral pero además nos aporta yodo, hierro y más bondades que podéis ver aquí.

Y la harina de espelta es de mis preferidas para hacer panes, masas de pizza o bizcochos porque tiene un sabor perfecto, suave, delicioso en cuanto se tuesta; y además es muy rica en nutrientes, para empezar, aporta los 8 aminoácidos esenciales. En este enlace podéis informaros más sobre la espelta si no la conocéis bien.

primer plano

Ensalada de col con canihua

 y veganesa rosa


Contenido protegido con: