Google+
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Helado de azukis

100% vegetal


El helado de azukis o, lo que es lo mismo, de judía roja, es típico de la cocina japonesa. Allí esta legumbre se utiliza mucho en postres, en forma de dulces, aunque aquí nos choque, porque tiene un sabor muy suave y su textura una vez cocida es parecida a una crema espesada con harinas finas.

Un helado como el de esta receta casi me atrevería a decir que puede sustituir a una comida, ya que en conjunto, con los cereales y frutos secos, hacen un plato prácticamente completo en nutrientes. Sólo nos falta añadir algo de fruta fresca al gusto para aligerarlo y añadir más vitaminas.
Así podemos tomar helados sin que sean una chuchería o un capricho con calorías vacías.

Vamos allá entonces con la receta, que también está publicada en la web de El Granero Integral.


Ingredientes:

· 200 gramos de azukis en crudo de El Granero Integral.
· 400 ml de leche de coco espesa, con alrededor de un 20% de materia grasa.
· 4 cucharadas de sirope de ágave de El Granero Integral.
· 1 litro de agua aproximadamente.

Para decorar y servir:
· Semillas de calabaza crudas de El Granero Integral. O nueces u otro fruto seco a vuestro gusto.
· Copos de maíz tostado bio de El Granero Integral.
· Chorrito de sirope de ágave de El Granero Integral.


Preparación:

· La noche anterior ponemos a remojo las azukis.

· Las escurrimos y las cocemos en agua abundante, un litro aproximadamente.
El tiempo de cocción depende del utensilio que utilicemos, unas dos horas en cazuela y a fuego bajo o media hora en la olla exprés.
Tienen que quedar bastante cocidas aunque algunas se rompan, no importa, porque más suaves resultarán.

· Una vez cocidas las escurrimos, que queden jugosas y las trituramos bien.

· Añadimos la leche de coco y el sirope de ágave. 

· Mezclamos y enfriamos en la nevera.

· Si tenéis máquina de hacer helados vamos vertiendo la crema poco a poco en el recipiente hasta que se congele.

Si no tenemos máquina la echamos en un recipiente apto para congelar y metemos en el congelador.
Para evitar que se cristalice, rompemos la crema medio congelada con un tenedor cada media hora o así y removemos. Es un poco pesado y tener que estar muy pendiente hacerlo así pero si no queréis complicaros lo congeláis en bloque y sacáis una media hora antes de servir para que ablande y podamos remover, que nos quede un helado cremoso.

· Para servir como en la foto es tan fácil como echar en un bol los cereales, las bolas de helado y espolvorear con las semillas de calabaza o nueces picadas.

· Luego cubrimos con un chorrito de sirope de ágave que le aportará más dulzor y un brillo muy bonito.



¡Salud y feliz verano!

1 comentario:

Contenido protegido con: