Google+
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Bolitas de bulgur con lentejas Dupuy y boloñesa vegana

  llenas de sabor



Hoy os traigo otra receta que combina legumbre, cereal y frutos secos, logrando así un plato único muy nutritivo, con mucho sabor, fácil de hacer, socorrido para el día a día y a la vez para ocasiones especiales si lo presentamos con un poco de gracia. Además de lo de siempre: otra manera más de comer legumbres. Podéis verlo publicado también en este link de El Granero Integral.

Elegí las lentejas Dupuy porque tienen la peculiaridad de no romperse o deshacerse con la cocción, o al menos con más dificultad que otros tipos. Además son una gran fuente de proteínas, carbohidratos de absorción lenta y lo que muchos ya sabemos: hierro, zinc, vitaminas del grupo B... Un alimento indispensable en nuestros menús semanales.

Por otro lado, el bulgur es uno de los cereales que más me gusta porque no tiene ningún punto de amargor, no es necesario lavarlo ni dejarlo a remojo previamente, se hace relativamente rápido, como el arroz, y la textura final carnosa me recuerda al arroz integral. Es un trigo precocido, secado al sol y molido después, por eso queda en trocitos irregulares y tarda poco en cocerse.

Y la boloñesa hecha con la soja texturizada fina instant está buenísima. Ya os hablé de lo bien que me había sorprendido este formato de soja en la receta de los espaguetis de mijo con boloñesa de calabaza. Con el tomate y unas pocas especias logramos en un momento una salsa espectacular que lo mismo os vale para este plato como para cualquier otro que se os ocurra a base de pasta, patatas o legumbres, que no tenemos mucha tradición de comerlas con salsa de tomate, pero tenéis que probarlas sin falta, por ejemplo unos garbanzos con verduritas al vapor y salsa de tomate... ¡una delicia!

Otra cosa que últimamente no paro de hacer es salar las salsas de tomate con tamari o salsa de soja en lugar de sal sin más. Increíble la intensidad de sabor que se logra uniendo estos dos ingredientes. Buscad sobre el sabor umami los que no lo conozcáis y ya me contaréis ;)

Y ahora sí, vamos allá con la receta del plato de hoy:



Ingredientes: (para 4 personas)


Para las bolitas de lentejas y bulgur

Medio vaso de lentejas Dupuy en crudo de El Granero Integral.
1 vaso de bulgur de El Granero Integral.
10 almendras dulces crudas con piel.
1 cebolla más bien pequeña.
1 diente de ajo grande.
1 trozo de unos 5 cm de puerro, lo más verde que podamos.
1 cucharadita rasa de cada una de las siguientes especias: pimentón ahumado, comino en polvo y tomillo seco.
2 cucharadas de sidra de manzana o vino blanco.
3 vasos de agua.
2 cucharadas de aceite de oliva.
1 cucharadita rasa de semillas de lino y otra de chia de El Granero Integral (opcional, pero enriqueceremos el plato con ácidos grasos buenos sin alterar el sabor ni la textura).
Sal.

Para la salsa boloñesa

400 grs de tomate triturado natural.
3 cucharadas de soja texturizada fina instant de El Granero Integral.
1 cucharadita rasa de cada una de las siguientes especias: pimentón ahumado, comino en polvo y tomillo seco. (Igual que para las bolitas, así mantenemos el equilibrio en el sabor).
2 o 3 cucharadas de agua.
2 cucharadas de aceite de oliva.
2 cucharadas de Biotamari de El Granero Integral.

Preparación:

· Lo primero que tenemos que hacer con unas 12 horas de antelación es poner a remojo las lentejas en agua abundante para que se vayan ablandando. De esta forma se cocinarán luego mucho más rápido, con el mismo tiempo de cocción del bulgur, unos 20 minutos.

· Las enjuagamos, escurrimos y reservamos.

· Por otro lado, picamos las almendras en trocitos pequeños. Puede ser con la picadora, o en rodajas finas con el cuchillo, o machacadas con el mortero, incluso enteras, como gustéis.

· En una cazuela amplia calentamos el aceite y en él doramos las almendras a fuego medio.

· Apartamos la cazuela del calor para que pierda algo de temperatura y añadimos las especias. Así no se nos queman y dan sabor amargo.

· Removemos bien y echamos la sidra o vino.

· Volvemos a poner al fuego, le damos fuerza para que se evapore el alcohol y cuando quede muy poquita humedad le añadimos la cebolla y el ajo muy picados con un poco de sal.

· Rehogamos unos 5 minutos, removiendo, hasta que veamos esto un poco más cocinado, transparente y con olor a guiso.

· Es ahora cuando echamos las lentejas y el bulgur, fuego alto y rehogamos en la base de cebolla y almendras un par de minutos.

· Vertemos el agua, tapamos y dejamos que empiece a hervir a fuego medio.

· Probamos y rectificamos de sal al gusto, siendo mejor que tire a soso de momento.

· Dejamos que se cueza a fuego lento, tapado parcialmente para que respire y las lentejas no se rompan hasta que estén blandas, que son unos 20 minutos como os dije al principio, igual que el bulgur.

· Ya fuera del fuego, añadimos el puerro crudo cortado en rodajas muy finas, junto con las semillas de lino y chia, y mezclamos con cuidado.

· Dejamos reposando para que se asienten los sabores y las semillas se ablanden.


· En todo este rato vamos preparando la salsa de tomate, que es muy sencilla.

· En una cazuela más pequeña y con fondo calentamos el aceite y doramos en él la soja texturizada (en seco y crudo) junto con las especias a fuego medio.

· Echamos el tomate triturado y un poco de agua para que no nos quede demasiado espesa, ya que la soja texturizada absorberá bastante humedad.

· Dejamos que se cocine a fuego medio-bajo, tapado también para que no salpique ni se evapore agua de más, durante unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando y añadiendo otra cucharada de agua si veis que se espesa demasiado para vuestro gusto.

· Cuando ya tengamos la boloñesa lista y con la  cazuela fuera del fuego, echamos el tamari, empezando por una cucharada y probando por si acaso nos pasamos con el salado que aporta. Yo puse dos porque me gusta esa intensidad de sabor que tiene y, para compensar el nivel de sodio en el plato, preferí hacer el guiso de lentejas y bulgur con menos sal.

· Con todo ya listo sólo nos queda servir. Yo elegí este formato de bolas hechas con el aparato de servir helados porque me gusta mucho la presentación simpática que se logra, pero también queda bonito con un aro de emplatar o en un bol a lo arroz a la cubana volcado sobre el plato.

Salseamos por encima, espolvoreamos con un poco de pimienta recién molida y... ¡a comer antes de que se enfríe!

De cerca, donde se aprecia lo jugoso que queda el plato

2 comentarios:

  1. Las voy a tener que probar, tienen una pintaza! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaban muy buenas! Si las haces enséñame una fotina, porfa. Muaks!

      Eliminar

Contenido protegido con: