Google+
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Croquetas de puerros con bechamel de fonio

 alargadas y redondas



Receta que publiqué también en El Granero Integral hace un par de semanas en este link: http://granerointegral.com/2014/11/26/receta-croquetas-de-puerro-con-harina-de-fonio/

Cuando hice las bolitas blancas de sémola de arroz al vapor, unas pocas las pasé por más sémola a modo de pan rallado, ya que la tenía a mano, y se me ocurrió freírlas a ver cómo quedaban. Me encantaron porque el interior, aunque no era una bechamel, sí tenía una textura suave y con sabor como la de las croquetas, y con el exterior crujiente sin necesidad de pasarlas por una mezcla similar al huevo ni nada, simplemente empanadas en la sémola.

Para no repetir la misma idea de relleno, hice varias pruebas siempre con la mente en lograr algo sin gluten y fácil de hacer, hasta que probé la bechamel hecha con harina de fonio y descubrí que es una de las mejores harinas que he probado hasta ahora para hacer la famosa salsa. El sabor es maravilloso y la textura también, muy suave. Os la recomiendo totalmente como una opción de cereal más a tener en cuenta.

Así que decidí hacer croquetas de pseudo-bechamel de fonio con algo que tuviera mucho sabor, como son los puerros, y empanarlas después con la sémola de arroz.

Al final resultó una receta muy muy rica, con mucho sabor, muy fácil de hacer, con pocos pasos y con pocos ingredientes. Tampoco es necesario un reposo de 8 o más horas como ocurre con la bechamel de las croquetas tradicionales.

Aunque el interior es muy suave, las croquetas no se desparraman al freírlas incluso si la corteza se abriera un poco, como se puede ver en las fotos. Supongo que el truco está en mantener la temperatura del aceite estable y alta sin que llegue a humear.

Croquetas vistas de cerca


Y como curiosidad, en las fotos podéis ver que las alargadas están más doradas y las redondas más blancas. No sé cuál es el misterio porque no cambié nada más que la forma de modelarlas, las freí todas en la misma tanda y a igual temperatura, así que no sé por qué quedaron diferentes... Os lo comento por si las preferís de un aspecto u otro, para que lo tengáis en cuenta.


Ingredientes: 18 croquetas

- 5 puerros de tamaño medio (picados deben ocupar 2 tazas más o menos).
- 3 cucharadas de aceite de oliva.
- 2 cucharadas de sidra natural (o vino blanco).
- 3 cucharadas generosas (o medio vaso) de harina de fonio de cultivo ecológico de El Granero Integral.
- 1 vaso de agua.
- 1 vaso de leche de arroz.
- Especias: pimienta negra, nuez moscada y comino. Todos molidos.
- Sémola de arroz de cultivo ecológico de El Granero Integral, para empanar.
- Aceite para freír. Yo usé de oliva suave.
- Sal.


Preparación:

Picamos los puerros muy finamente aprovechando todo lo verde que podamos. 

En una cazuela amplia calentamos el aceite y sofreímos los puerros a fuego medio durante  unos 7 - 8 minutos con un poco de sal. 

Echamos la sidra y las especias, subimos el fuego y removemos hasta que se evapore el alcohol, unos 5 minutos.

Añadimos el vaso de agua, tapamos y dejamos cociendo a fuego bajo hasta que los puerros estén blanditos.

Mientras, en un vaso vacío echamos la harina y vamos añadiendo la leche de arroz fría poco a poco mientras removemos hasta que se haya diluido y no haya grumos.

Vertemos esta mezcla en los puerros ya cocidos, fuego medio-bajo y removemos sin parar hasta que espese y la harina se cocine.

Probamos para ver qué textura tiene la crema. Si se nota algo harinosa tenemos que dejarla al fuego un poco más sin dejar de remover.

Cuando esté en su punto, una crema algo espesa, dejamos enfriando en la cazuela tapada para que no se seque la capa superior.

Una vez que la masa ya esté fría y se haya solidificado un poco, cogemos cucharadas de masa y las moldeamos a nuestro gusto, bolitas o la clásica forma de croquetas: alargadas.

Vamos poniendo a calentar aceite de oliva suave, lo suficiente para freír y que nos queden las croquetas prácticamente cubiertas.

En un bol o plato hondo echamos sémola de arroz y rebozamos la masa de croquetas. Amasamos bien para que se integre en la masa y les damos otra vuelta en la sémola, que coja la que la humedad de la masa pida.

pasadas por sémola de arroz antes de freír

Con el aceite ya bien caliente echamos las croquetas con cuidado en la sartén. Os voy a contar cómo hago yo para no quemarme ni que salpique: pongo una croqueta en un tenedor y lo meto en el aceite, la suelto y vuelvo a por otra. Es una tontería y seguramente no os descubro nada nuevo, pero para quien no lo sepa y tenga miedo a quemarse o a que se ponga todo perdido de salpicaduras de aceite igual le puede servir.

Las dejamos un par de minutos sin tocarlas hasta que se vean algo doradas, les damos la vuelta y cuando estén fritas uniformemente las sacamos y las ponemos en un plato con papel de cocina debajo para que absorba el exceso de aceite.

¡Y listas para comer!

¡Deliciosas!


2 comentarios:

  1. Muy ricas estas croquetas!! Y además sin gluten, me vienen al pelo ahora que me estoy introduciendo en el universo gluten-free :) Besos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Ester! Te empezó a sentar mal el gluten o simplemente es por reducirlo?
      Petonets!

      Eliminar

Contenido protegido con: